“Probablemente, el realismo es la mejor manera de dramatizar argumentos e ideas. La fantasía resulta más adecuada para temas que, básicamente, tienen que ver con el subconsciente.”