Time Out recomienda…


Antes que otra cosa, los visitantes del MARCO Monterrey corrían a tomarse selfies con las esculturas de chicas de porcelana con pelo afro, diseñadas por Liz Jones, cuyas tetas expulsaban moloko, una bebida de leche adicionada con velocentina que, según la novela de Anthony Burgess La naranja mecánica, estimula la violencia deliberada, haciéndola parecer un orgasmo y era el coctel preferido de Alex de Large.

Leer nota completa